NoAMAnda: 11.06

miércoles, noviembre 29, 2006

Cuentos de Hafsa II

Más de mi asombro no salía, pues el dulce aroma de su cuerpo me envolvía, de tal forma que al despertar aún olían mis sentidos su candor. El cautivador olor provenía del último regalo que mis manos entregaron el día en el que 33 años atrás, sus ojos vieran la luz del alba, y su piel recibiera el rocío de la madrugada.
Padre me había traído este pequeño regalo dentro del único fardo de especias de su última ruta. Según nos contó, -después de la ciudad santa de la Meca, las arenas del desierto se convirtieron en dardos afilados para su caravana, con lo que tuvieron que dejar atrás más de la mitad de la carga. Cuando consiguió llegar al Delta del Nilo, estaba a punto de embarcar y un mercader le ofreció un pequeño frasco de alabastro que contenía esencia de almizcle, y él, viendo que volvía sin el perfume de su querida Hafsa, accedió a comprarlo por un precio altísimo. El comerciante le contó que la concentración era muy densa; tenía que venderlo para poder pagar las dos cabras que sus nuevos hijos necesitaban para alimentarse. Su mujer se sentiría muy triste por haber perdido el mejor regalo de bodas que tuvo, pero los dos gemelos necesitaban más leche de la que un pecho pequeño y primerizo podía dar.
Cuando padre llegó de pagar sus impuestos en la alhóndiga, nosotros ya sabíamos que venía, pues mi mejor esclava Almés, le había visto desde lo alto del alminar.
Ahora evoco el día en que mi amado puso sus manos en el frasco de olor y supo enseguida por la brisa que le trajo las nuevas; que yo le estaba dando mi más preciado tesoro; ésa fue la primera noche en la que mi cuerpo y su cuerpo se unieron bajo el más perfumado naranjo del arrabal nº 4.
Todavía, mientras te lo cuento amiga y hermana, mi piel se eriza de alegría con el contorneo de la hulla, al ser acariciada por este cálido viento embriagador que nos entra por la ventana.

Mallorca;sempre Mallorca!!

Maria del Mar Bonet - Merce

Mientras busco el resto del cuento que os debo, escuchadla,pero adelanto que la traducción le quita misterio; es mala.
Siempre me gustó tanto el cantar de esta mujer...

domingo, noviembre 26, 2006

Cuentos de Hafsa

Es verdad amiga mía, que bajo el afeizar de mi ventana los jazmines más avezados trepan hacia mí su olor. Anoche los sentía estirar hasta deslizarse por entre las hojas de mi ventana. Llegado ya casi el nuevo día me dejé subyugar por la imagen blanca de sus aspas al aire del sol de un nuevo día.
Y de repente, inhalando ese aroma me encontraba, cuando vino a mí la dulce sensación con la que me había despertado; mientras yacía entre las sábanas cálidas del Morfeo, tuve aparentemente un sueño arraigado en la necesidad de pensar en mi amado. Tal es la fuerza de mi osadía que evocando la ansiada mirada verde, tuve un estertor de alegría...




A raíz de la lectura sobre Wallada -reseñada en mi otro blog se me ha abierto el apetito sobre todo lo concerniente a la mujer de aquellos reinos en la península de la época.
Ha sido así como ha venido hasta mí una pequeña musilla -que no llega a musa- para reclamarme un poco de escritura a la forma de estilo árabe en la época medieval :)
Hoy, sólo os he dejado un aperitivo;) pero tenéis que ser sinceros al 100 x 100 y anotarme algo, sobre si os gusta o no, este tipo de cuentos.

p.d. : :)aprovechándome de vuestra honestidad, jeje!

viernes, noviembre 17, 2006

Pequeño teatro, te unes a la lista de los que cierran. Reivindicación de un amigo leonés:



Tarde aprendí a apreciarte y cuando supe que te iba a perder empezaba a quererte, a aferrarme a ti, a considerarte una parte más de mí.
No sirven de nada los lamentos en una ciudad donde la cultura ha pasado a un segundo plano. Ciudad de autoridades indiferentes, de tus dueños infortunados. ¿Por qué quieren callarte para siempre? Prescindir de ti; último refugio de los sueños, de la realidad fantástica; aire fresco que anhelamos respirar para soportar el tedio de la rutina.
Fuimos espectadores impotentes de la decisión de tu destino. Oídos sordos a nuestras quejas y gritos.

Y el último día acudimos todos a despedirte, permanecer contigo hasta el final, arañar un segundo, un minuto más en tu compañía.
El ciclo de cine acabó con la película “Cinema Paradiso”, ¿fiel calco de lo que será de ti en el futuro, si alguien no lo impide? Tras la palabra “Fin” las cortinas se cerraron para siempre y los párpados se abrieron a las lágrimas. Más de cien personas te arropamos.
Las cámaras de fotos iluminaban con sus brillos hasta el más recóndito de tus rincones, como aquella vieja tradición que consistía en sacar fotografías de seres queridos o de personalidades importantes, antes de su funeral. A fin de cuentas, ¿quién quiere una foto de un ser querido que ha desaparecido? Te queremos vivo, inmortal, que seas lo que siempre fuiste.

Mi pequeño teatro

TEATRO EMPERADOR
(22 de septiembre de 1951 – 31 de octubre de 2006)

LEON

viernes, noviembre 03, 2006

Te recuerdo Rita







Me he quedado con la miel en los labios, eran apenas ocho meses. Te ayudé a nacer, pues tu madre estaba exhausta y al ser tú la última, ya no tenía fuerza. Naciste tan pequeñita que te tenía que ayudar para hacerte un hueco entre tus hermanos y así poder acceder hasta la mama de tu madre. Ella está aquí, frente a mí, con su mirada serena, acaso sospechando que tú ya no estás. Nunca sabremos hasta qué punto los animales sienten la pérdida de un igual. Pero yo intuyo, hoy, a dos días de tu muerte, que tu madre te echa a faltar -aunque por momentos juegue con tu hermana Gato- no creo que olvide tan facilmente lo alegre y cariñosa que tú eras, no sólo para ella, sino para todos nosotros.
El rosal más bonito, ahora aún lo será más, pues tú le darás cariño y alegría.

Me alivia saber que tu muerte fue rápida, como tu vida, querida perrilla.

Rita, te echamos a faltar!
Paco llora por tí.